Actualidad Jurídica

Novedades del derecho


El escándalo de los cuadernos: claves para entender cómo funcional la figura del “arrepentido” en causas de corrupción

Una de las causas más importantes de los últimos años sobre corrupción en la obra pública puede comenzar a desentrañarse gracias a la figura del “arrepentido”. Esta se incluyó a fines de 2016 tras la sanción de la Ley 27.304.

Dicha norma le permite a las personas que se encuentran imputadas -estén libres, detenidas o con prisión preventiva- en causas en las que se investiguen delitos de considerable gravedad, brindar información y datos relativos al desarrollo de los hechos investigados y de sus copartícipes a cambio de beneficios tales como la obtención de la libertad, o bien la reducción o, en su caso, eximición de pena para sí mismo.

Es decir, el acusado no se arrepiente literalmente de los hechos sino que reconoce su participación en el hecho y delata e incrimina al resto de sus coautores, partícipes o encubridores.

La mencionada ley estableció la posibilidad de utilizar este mecanismo para casos en los que se investigan delitos contra la administración pública como el pago y cobro de coimas, tráfico de influencias, malversación de caudales públicos, negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas, enriquecimiento ilícito de funcionarios y empleados, entre otros.

El “arrepentido” deberá también aportar datos o información que contribuyan a evitar o impedir el comienzo, la permanencia o consumación de alguno de los delitos mencionados; proporcionar datos suficientes que permitan un significativo avance de esas investigaciones; el destino de los instrumentos, bienes, efectos, productos o ganancias del delito.

Esa información debe referirse únicamente a los hechos ilícitos de los que haya sido partícipe y a sujetos cuya responsabilidad penal sea igual o mayor a la del imputado arrepentido. Es decir, el socio mayoritario de una empresa no puede liberarse acusando a un directivo de ella, sino que, en su caso, ya debe mencionar a los responsables políticos a los que, por ejemplo, les pagó un soborno.

En caso de que se compruebe que la información no fue cierta o inexacta, será castigado con la pena de prisión de cuatro a diez años y con la pérdida del beneficio concedido.

De todas maneras, en la causa de los denominados “cuadernos de la coima”, no todos podrán celebrar acuerdos de colaboración ya que se excluye a los funcionarios que hayan ejercido o estén ejerciendo cargos susceptibles del proceso de juicio político (presidente, vicepresidente, jefe de gabinete de ministros, ministros o jueces).

Asimismo, la ley aclara que los tribunales no podrán dictar una sentencia condenatoria fundada únicamente en las manifestaciones del arrepentido. Sí o sí deberán presentarse y acreditarse otras pruebas que permitan dar certidumbre a los dichos del arrepentido.

Otros puntos destacados de la ley

- El acuerdo de arrepentimiento podrá presentarse hasta el auto de elevación a juicio, o el cierre de la investigación preparatoria.

- El acto se celebra entre el fiscal y el arrepentido, este debe contar obligatoriamente con la asistencia de un abogado defensor.

-Se establecen criterios en la procedencia de la figura, como el tipo y el alcance de la información brindada, la utilidad de la misma, el momento procesal en el que el imputado brinda la colaboración, la gravedad de los delitos que ha contribuido a esclarecer o impedir, la gravedad de los hechos que se le atribuyen y la responsabilidad que le corresponde por ellos, beneficiándose especialmente a quien se arrepintiere en primer término.

- El acuerdo en el que se plasme la voluntad de arrepentirse del imputado y la información que brinde en tal carácter debe celebrarse por escrito consignando con claridad y precisión datos tales como: los hechos atribuidos, el grado de participación del arrepentido y las pruebas; el tipo de información a proporcionar, nombre de otros coautores o partícipes; precisiones de tiempo, modo y lugar de los hechos; teléfonos u otros datos de comunicación con coautores o partícipes; cuentas bancarias u otra información financiera e identificación de sociedades u otras entidades utilizadas para colocar, disimular o transferir los fondos ilícitos utilizados o el producto o provecho del delito.

-El acuerdo se entiende que es definitivo una vez que recibe la homologación del juez interviniente, el cual lo aprobará o rechazará en una audiencia convocada al efecto con la presencia del imputado arrepentido, su defensor y el fiscal de la causa.

En esa audiencia, el magistrado escuchará a las partes y se asegurará que el imputado arrepentido tenga conocimiento certero de los alcances y las consecuencias del acuerdo suscripto.

El rechazo judicial del acuerdo será apelable por ambas partes y si la homologación fuera rechazada finalmente las actuaciones deberán quedar reservadas y las manifestaciones efectuadas por el imputado arrepentido no podrán valorarse en su contra ni en perjuicio de terceros.

- Dentro de un plazo no superior a un año, el juez o el fiscal deberán corroborar el cumplimiento de las obligaciones que el arrepentido hubiera contraído en el marco del acuerdo; especialmente la verosimilitud y utilidad, total o parcial, de la información que hubiera proporcionado, lapso durante el cual se suspenderán los plazos de la prescripción de la acción penal.

- Entre los beneficios que puede obtener el arrepentido se prevé la reducción de la pena hasta la mitad del mínimo y hasta un tercio del máximo de la escala del delito imputado. No se prevé la exención de pena.

-El beneficio se harán efectivo al momento del dictado de la sentencia de condena.

El acuerdo podrá ser considerado a los fines de la excarcelación o de la exención de prisión de acuerdo a las normas procesales comunes. En tal sentido, el juez deberá valorar preliminarmente el acuerdo y la información respecto de las personas involucradas por el imputado arrepentido.

- El arrepentido (y su grupo familiar) entrará en el programa de protección de testigos e imputados.

- La reducción de pena no procederá respecto de las penas de inhabilitación o multa.

Fuente: http://www.iprofesional.com/politica/275381-causas-beneficios-acto-El-escandalo-de-los-cuadernos-claves-para-entender-como-funcional-la-figura-del-arrepentido-en-causas-de-corrupcion